domingo, febrero 05, 2017

La PedagoGata



¡La Gata anuncia que ha vuelto a la enseñanza, señores! Que se levanta temprano en la mañana- qué tal esfuerzo, oiga- se toma su sacrosanto café y baja de su techo un día a la semana. La Gata se acomoda en un roble viejo, rodeada de sus jóvenes alumnos ansiosos por aprender.

- ¿Qué hago yo en el mundo? - le preguntan

A lo que La Gata respondió:

- Eres el mundo

Luego la Gata calla, camina entre ellos, revisa sus dibujitos, y luego,  se dirige a su escritorio dando varias vueltas sobre sí antes de sentarse.

- Miss... ¿el árbol, las flores y el cielo, no son también el mundo?
- Cada punto de luz que  brilla en la Tierra es uno de ustedes... iluminando el camino  cuando se oculta el sol

- Sabia Gata eres -le dice el más grande de los gatitos - ¿cómo sabes tanto?

- Sólo soy yo una gatitta arrabalera, el conocimiento está en todos lados, al alcance de cualquiera

- ¿Y porqué los demás gatos viejos no lo ven?

- ¿Viejos? Vieja será tu... ¡perdón!... pero sí, es cierto. La gente se envejece antes de su tiempo cuando no se conoce a sí misma

Terminada la clase, la Gata se fue trepando a lo más alto de su techo. Entre su trabajo, su novio y sus miles de amigos e interesantes proyectos; no había podido dormir en mucho tiempo, y bueno, ya es hora de su siesta de las cinco.... ¡Buenas tardes!

martes, octubre 05, 2010

Gatita con frío


Y la Gata se vuelve hacia la noche y le pregunta:


- Donde estará mi Gato Ron-ron?


Pero la tímida noche calla, enigmática ella, le oculta en su oscuridad la luz del entendimiento. Noche bella sin luna, al menos la luna algo le dijera. La Gata cansada de tanto gato insensato, se pregunta abrumada si los humanos valen la pena como para sufrir tanto.


- Humanos inconstantes- Le gritó La Gata a la noche


Pero la Gata sabe buscar sus amigos, las estrellas la guían, celosas todas de su capacidad de andar por la vida. Habrá que continuar caminando por la ruta pedregosa que nos ha tocado vivír, que ya vendrá el gato indicado. Ya vendrá

viernes, mayo 28, 2010

Gata viajera




A La Gata se le ocurrió irse de viaje, y mochila al viento se lanzó al camino de la carretera, al vaivén simpático de un carro feo ... ah!!!


La Gata recorrió, pues, nuevos caminos que trajeron consigo nuevos e inesperados amigos, y en medio de tanta risa y bailanta, La Gata contempla su vida un ratito:



- El sol parece más sabio cuando se despide estando lejos de casa, y su fulgor se torna nostálgico cuando no es tu propio rincón el que con sus rayos baña



Sí, para La Gata llegó el momento de dormir, creyendo todavía que su cuerpo bailoteaba en otro puerto. Pero no, su cuerpo ya descansaba en casa cerca de la fogata materna, con la aun tibia sensación de que el mundo no es tan grande como parece... es chiquito, y tan alcance de la mano...


viernes, abril 30, 2010

Silence, I kill you!


Silence, I kill you!, originalmente cargada por Fernando Felix.

Y La Gata se percató de algo en el espejo que le molestaba:

- Joder! pero cuanto he engordado!

Habíase dado cuenta de que la panza y las cuentas le estaban creciendo, mucho más allá de lo que pudiera hacer con sus patas, habilitadas ya sólo para atrapar a su mouse.

- El diseño gráfico me quiere comprar la calma - se decía- con su tranquilo dinero que llega hasta mi casa. Ya no salgo, las calles me extrañan... testigos son estos rollitos descarados en mi panza. Y qué fue de tanta poesía? de los ebrios amigos errantes de cada madrugada??

Desconcertada por su propia autosuficiencia, la Gata volvióse al hombre para aprender de él. Sí, otra vez.

domingo, setiembre 20, 2009

Y La Gata...



... miró desde las alturas a la humanidad, humanidad ingrata la suya que tomaba su pelaje unos minutos; tomaba de su delicadeza, la alegría de sus maullidos; y de su fuerza interior, se bebían el misterio de su mirada. Luego, seguían los hombres de largo, como alimentándose al paso de lo que no les habían dado. Pero La Gata es así, ama al hombre y se deja amar sin pertenecerle, porque le pertenece a la inmensidad de la creación. En sus tardes de sosiego, la Gata, solía repetir esta canción



Hay un camino largo enfrente de ti
pero importa más
el camino que haces al pasar
dejas brillo en tus puntitas al caminar
calles, hojas y tiempo atrás

Recuérdame cuando llegues a tus metas
que te acompañé y fuiste feliz
cuéntale a todos de mi alegría
que fui en invierno, tu abrigo
que de mi corazón, te di el aliento
y que tu sonrisa, fue mi existir

Cuando llegues a tu gloria terrenal
no olvides nunca que te amé
diles lo que me dijiste
y de las canciones que supiste cantar

Cuando vuelvas a nacer, recuerda
mirar atrás para ver lo que has sido
calles, hojas y tiempo atrás

lunes, mayo 25, 2009

El gato en el tejado


El gato en el tejado, originalmente cargada por CUSQUENIAN.

Desde los techos observa el mundo La Gata:

- Desde acá es tan fácil juzgarte -dice ella, toda acurrucada en un techo desconocido- mundo seductor, qué poco sabes de arte! Fácil te entregas pero dificil es olvidarte.

Luego, La Gata aguzó la mirada, y al alarido de la calle, respondió:

- Tus excesos me atraen, me embriagan pero no me atrapan! No me dejo por tí engañarme, pues sé que no das puntada sin hilo. Mundo, tan divino solías ser, pero tu divinidad consiste precisamente, en tu propia humanidad.

Increíble como suena, los gatos así de conchuditos como son, pueden ser más humanos que nosotros. La Gata continuó dormitando de rato en rato... hasta que llegó la noche, y dió su gran salto.
Miiiiiiiiiiiiaaaaaaaaaaaauuuu!

miércoles, mayo 06, 2009

el gatito en la ventana


el gatito en la ventana, originalmente cargada por carlos jm.

Y mirando La Gata la calle, desde su cómodo rincón, vió a un hombre aun joven con alma de viejo, andar. La Gata le maulló por un rato y creyó por un momento que el hombre le entendía, pero luego prefirió callar. Despues que la figura del hombre ya se hubo perdido en el horizonte, se puso a rasguñar la pared de la siguiente manera:


Podría ser el caballero que cabalga la niebla
pero es otro más, gabardina al viento
a paso lento desdibujándose en la calzada
sin mirar a la cara, se anda encogiendo
era sólo un hombre solo que no sabe nada
de esos que todo lo creen saber

-¡hombre orgulloso! ¿Qué sabes tú de amor?
- ¿Y que es el amor, si no ironía? –


- No confundas con lascivia, el amor


Pero él seguirá esperando el invierno
Escenario perfecto de su solitaria sabiduría.